Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Psicología Útil | December 11, 2016

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Lectoescritura | Trastornos de aprendizaje

Lectoescritura | Trastornos de aprendizaje
Psicología Útil

Trastorno en el aprendizaje lectoescritural
Tipos de trastornos de aprendizaje
Causas
¿Cómo detectarlo?
Tratamiento y consecuencias
Consejos para los padres
Cómo ayudar a los niños con problemas de aprendizaje
Diagnóstico y pruebas de las dificultades de aprendizaje
Problemas de audición y procesamiento visual
Problemas de lectoescritura
Trastornos lectoescritura en el aula
Otros trastornos que dificultan el aprendizaje

Trastorno en el aprendizaje lectoescritural

Definición
Se trata de un desorden infantil en uno o más de los procesos psicológicos básicos involucrados en la comprensión o uso del lenguaje hablado o escrito, que se manifiesta por un deterioro para escuchar, pensar, hablar, leer, escribir, deletrear o hacer cálculos matemáticos.

La característica esencial del trastorno se centra sustancialmente en una capacidad inferior a la esperada, dada la edad cronológica del individuo, la inteligencia media y la educación. Además, la perturbación debe afectar, de forma significativa, al rendimiento académico o a las actividades diarias que requieren prácticas de lectura y escritura.

Signos del trastorno de aprendizaje
Es muy normal que el escolar deba afrontar algún que otro problema al realizar sus tareas, pero el hecho de que su incidencia sea superior en un área específica del proceso puede hacernos pensar que el niño requiera ayuda o una mayor intervención.

Por supuesto, un problema de aprendizaje no implica una reducción en la inteligencia, motivación o negligencia del niño. Simplemente, afectará a la forma en que recibe y procesa la información y es posible que ello le obligue a aplicar sus habilidades de forma distinta y necesite un ajuste en su enseñanza.

Los tipos más comunes en cuanto a problemas de aprendizaje se centran en la lectura, escritura, matemáticas, razonamiento, comprensión auditiva y expresión oral.

Un niño puede tener dificultades con la lectura y ortografía, mientras que otro, que le encantan los libros, quizá no pueda entender las matemáticas o es posible que otro tenga algún conflicto en entender lo que los demás dicen o comunican en voz alta. Los problemas son pues muy distintos, pero todos ellos pertenecen a los trastornos del aprendizaje.

Signos generales de problemas de aprendizaje

-Lentitud en aprender nuevas habilidades.

-Dificultad para aprender el alfabeto, los números, los colores, las formas y los días de la semana.

-Dificultad para seguir instrucciones o rutinas de aprendizaje.

-Dificultad para controlar útiles de escritura o de dibujo o colorear dentro de las líneas, así como para abrocharse botones, cremalleras, cordones, etc.

-Problemas en pronunciar palabras.

-Dificultad para encontrar la palabra correcta.

Signos y síntomas de problemas de aprendizaje (5 a 9 años)

-Dificultad para aprender la relación entre letras y sonidos.

-No puede mezclar sonidos para formar palabras.

-Confunde palabras básicas en la lectura.

-Escribe mal las palabras y comete frecuentes errores de lectura.

-Dificultad para aprender los conceptos básicos de las operaciones matemáticas.

-Dificultad para medir el tiempo y recordar secuencias.

Signos y síntomas de problemas de aprendizaje (10 a 13 años)

-Dificultad con las habilidades de comprensión de lectura, escritura y matemáticas.

-No le gusta la lectura y la escritura, evita leer en voz alta.

-Deletrea la misma palabra de manera diferente en un documento.

-Pobres habilidades de organización (dormitorio, tareas, etc).

-Incidencias y discusiones en el aula y expresar sus pensamientos en voz alta.

La detección temprana de los problemas en el desarrollo lectoescritural puede ser más fácil de corregir.

Tipos de trastornos de aprendizaje

Dificultades de aprendizaje en lectura (dislexia)
Los problemas básicos de lectura se producen cuando existen dificultades para entender la relación entre los sonidos, letras y palabras. Los de comprensión de lectura se originan cuando hay una incapacidad para percibir el significado de palabras, frases y párrafos.

Los signos de dificultad en la lectura incluyen problemas de:

-reconocimiento de letras y palabras,
-comprensión de palabras e ideas,
-fluidez y velocidad en la lectura,
-vocabulario.

Dificultades de aprendizaje en escritura (disgrafías)
Por lo que hace a la escritura, la existencia de disgrafías puede implicar el acto físico de escribir o la actividad mental de comprender y sintetizar la información que se recibe. El trastorno de la escritura básica sería la dificultad física en la formación de palabras y letras. La discapacidad escritural expresiva indicaría una lucha interna para organizar los pensamientos en el papel.

Incluyen problemas con:

-la pulcritud, organización y coherencia de la escritura,
-la precisión en la confección de letras y palabras,
-la consistencia en la ortografía.

Dificultades de aprendizaje en matemáticas (discalculia)
La discalculia es la dificultad en la realización de las operaciones matemáticas, comprensión del tiempo, del dinero. La capacidad de un niño para interpretar los signos y ejecución matemática se verán afectados de manera diferente ya sea por discapacidad de aprendizaje, trastorno visual o dudas en la secuenciación, memoria u organización.

Otros tipos de problemas de aprendizaje incluyen dificultades con la motricidad (movimiento y coordinación) y la comprensión del lenguaje hablado.

Problemas de aprendizaje en las habilidades motoras (apraxia)
Se refiere a dificultades de movimiento y coordinación ya sea por lo que hace a las habilidades motoras finas (recortar, escribir) o motrices básicas (correr, saltar). Un problema de coordinación motora se presenta a veces como una actividad o destreza física con implicación de varios órganos como el ojo y la mano: sostener un lápiz, abotonarse una camisa, etc. y el cerebro debe ser capaz de comunicarse a su vez con los miembros necesarios para completar la acción.

Problemas de aprendizaje en el lenguaje (afasia/disfasia)
La discapacidad en el aprendizaje de idiomas y la comunicación implica la posibilidad de comprender o reproducir el lenguaje hablado. Éste se considera una actividad de salida, ya que requiere la organización de los pensamientos en el cerebro y estimulación de las palabras adecuadas para explicar algo a otra persona.

Los signos de un trastorno de aprendizaje basado en el lenguaje implican problemas con las habilidades lingüísticas verbales, tales como volver a contar una historia y la fluidez en el habla, así como la capacidad de comprender el significado de las palabras, partes de la oración, etc.

Causas

Existen diferentes factores que inhiben la correcta alfabetización incluyendo una capacidad cognitiva débil y deficiencias en los correspondientes procesos psicológicos. Las dificultades de aprendizaje se presentan con mayor incidencia en el área de la lectura y de la escritura y, generalmente, se deben a un problema de inmadurez que bloquea el inicio del aprendizaje a través de la técnica que, debe recordarse, no se encuentra en nuestro programa genético, como es el caso de caminar o hablar. También podría darse en niños con un nivel de desarrollo lento o con conflictos intelectuales. Hay, por supuesto, muchas razones por las que un estudiante puede experimentar dificultad para aprender a leer, escribir y deletrear en los primeros años de escolaridad. Algunos de los problemas pueden deberse a factores propios, mientras que otros se deben a influencias externas.

Habilidad del lenguaje
Otras influencias externas en la lectura y escritura incluyen el entorno cotidiano en el que el niño pasa sus primeros años formativos. El desarrollo del lenguaje de algunos niños no está lo suficientemente estimulado y los niños pueden empezar la escuela con falta de vocabulario y/o conocimiento sintáctico necesario para entender las instrucciones del maestro y procesar el lenguaje de los libros.

Se sabe que la deficiencia en el lenguaje y en particular la falta de vocabulario son algunos de los impedimentos más fuertes para obtener el éxito al empezar con la lectura, mientras que la exposición inadecuada al habla y a interpretar la palabra impresa y los libros dificulta la preparación adecuada para la lectura cuando comienzan la escuela. Existen amplias variaciones en la capacidad de los niños y su disposición a aprender y el impacto de estas diferencias son evidentes a lo largo de los primeros tres años de escolaridad.

¿Cómo detectarlo?

Se debe prestar atención a algunas señales de alerta:

A nivel de lectura, observar si el niño presenta conflictos para leer, si su velocidad lectora es más lenta que la mayoría de los escolares de su grupo escolar, si tiene una pobre comprensión lectora, si comete errores por desconocimiento de ciertos signos, si suele separar o confundir palabras u omite, sustituye o invierte fonemas o sílabas.

A nivel de escritura, si tiene dificultades en trazar los caracteres correctamente desde los 7 años, si es lento al escribir, si comete faltas en dictados como: omisiones, confusiones, alteraciones en letras y palabras y si tiene dificultades de coordinación ojo – mano.

El maestro, por lo general, es quien primero observará cualquier conducta anómala durante las horas de clase pero también los padres tienen un papel importante en su comportamiento al ayudarle en las tarea escolares en casa.

No existe ninguna señal única que indique que un niño padece una discapacidad de aprendizaje aunque sí ciertos indicios. Es posible que un mismo niño no muestre todas las señales de alerta pero si se observa un número de estos problemas, entonces los padres y el maestro deben considerar la necesidad de ayudarle.

Algunos signos pueden ser:

-Problemas en aprender el alfabeto, hacer rimar o deletrear las palabras, conectar las letras con sus sonidos.

-Cometer errores al leer en voz alta y repetir o detenerse a menudo.

-No entender lo que el niño lee.

-Presentar escritura disgráfica o desordenada o sostener el lápiz con torpeza.

-Dificultad para expresar sus ideas por escrito.

-Atraso en aprender el lenguaje y tener un vocabulario limitado.

-Problemas para recordar los sonidos de las letras.

-Tener dificultades en comprender bromas o historietas cómicas ilustradas.

-Pronunciar mal las palabras o usar una palabra incorrecta que suena similar a la que se quiere decir.

-No seguir las reglas sociales de la conversación, como dejar hablar a los demás antes de contestar o escuchar demasiado sin responder.

-Confundir los símbolos matemáticos y leer mal los números.

-No poder reproducir una historia en orden cronológico.

-No saber dónde comenzar una tarea o cómo seguir desdeallí.

Si un niño tiene problemas inesperados por lo que respecta a aprenden a leer, escribir, escuchar, hablar o en las matemáticas, entonces los maestros y padres deben averiguar si se trata de problemas puntuales o requieren más atención.

Tratamiento y consecuencias

Tratamiento
En condiciones adecuadas de aprendizaje, el cerebro tiene la capacidad de ir formando nuevas conexiones neuronales que facilitan el proceso de asimilar nuevas habilidades tales como la escritura. La ciencia ha hecho grandes avances en la comprensión del funcionamiento interno del cerebro y un importante descubrimiento que abre nuevas esperanzas a los trastornos de aprendizaje. La neuroplasticidad se refiere a los recursos naturales del cerebro y la capacidad de éste para llevar a cabo los cambio pertinentes en la generación de nuevas células. Este conocimiento ha dado lugar a nuevos tratamientos y programas innovadores que utilizan ejercicios estratégicos cerebrales para identificar y fortalecer las áreas cognitivas más débiles.

Un ejemplo de ello lo encontramos en los nuevos programas de aprendizaje computacionales que ralentizan los sonidos y así, poco a poco, aumentar la velocidad de comprensión del niño si su dificultad reside en distinguir entre los diferentes sonidos de una palabra. Estos mismos descubrimientos proporcionan a todos los estudiantes con problemas de aprendizaje nuevos tratamientos adicionales dirigidos a causas reales de problemas de aprendizaje, más que plantear estrategias para compensar debilidades.

Consecuencias
En caso de no ser tratados a tiempo, se puede producir un bajo rendimiento escolar y la consiguiente bajada de autoestima debido a las frustraciones a las que debe enfrentarse el niño y que, por supuesto, generarán además inseguridad y desmotivación. Si se nota que el niño está teniendo serias dificultades para aprender o llevar un ritmo escolar normal, entonces sería buena idea llevarlo a un especialista y tratarle con una terapia adecuada según sea el origen del problema.

Cuando se presenta este tipo de casos debe realizarse una evaluación integral que permita determinar el nivel de madurez para el inicio del aprendizaje lectoescritural, a nivel intelectual y de lenguaje. Asimismo, evaluar el área emocional y neurológica, si el caso lo requiere y elaborar programas correctivos, que incluyan ejercicios para afianzar los procesos madurativos de las áreas implicadas: mejorar la lectura, la velocidad lectora, comprensión de lectura, expresión escrita y errores ortográficos, entre otros, sin descuidar la motivación y estimulación afectivas.

Consejos para los padres

-Aprender todo lo que pueda sobre los problemas de aprendizaje. Cuanto más se sabe, más pueden ayudarse a sí mismos y a su hijo.

-No debe dejarse de elogiar al niño cuando haga algo bien. Los niños con problemas de aprendizaje suelen ser muy buenos o que les gusta hacer en una variedad de cosas como bailar, jugar fútbol o trabajar con el ordenador. La oportunidad de estimularle en aquello que demuestra ser su fuerte o mayor talento dará mayor seguridad al niño.

-Averiguar cómo aprende mejor el niño: si mirando o escuchando los ejercicios prácticos para incidir en esas áreas.

-Dejar que el niño ayude con las tareas domésticas. Ello puede ayudar a crear confianza en sí mismo y darle habilidades concretas. Las tareas deben ser simples y procurar que se dividan en pasos pequeños pero progresivos, recompensando su esfuerzo con elogios.

-Hablar con otros padres cuyos niños tengan problemas de aprendizaje para compartir consejos prácticos y apoyo emocional.

-Reunirse con el personal escolar y ayudar a desarrollar un plan educacional para tratar las necesidades del niño y establecer así una relación de trabajo positiva con el maestro intercambiando información sobre su progreso tanto en el hogar como en la escuela.

Cómo ayudar a los niños con problemas de aprendizaje

Cuando se trata de problemas de aprendizaje, no siempre es fácil saber qué hacer y dónde encontrar ayuda. Es posible trabajar con la escuela para auxiliar al niño y obtener recursos académicos especializados.

Qué pueden hacer los padres
No hay que pasar por alto el papel de los padres ya que conocen a su hijo mejor que nadie y deben tomar la iniciativa en cuanto a opciones, aprender nuevos tratamientos, servicios y supervisar su educación, además de procurar:

-conocer los detalles específicos acerca de la discapacidad de aprendizaje. Leer y aprender sobre el tipo y problemas que comporta. Descubrir cómo la discapacidad afecta el proceso y habilidades cognitivas involucradas. Es más fácil evaluar las técnicas de aprendizaje si se entiende cómo afecta a la discapacidad.

-averiguar las opciones de tratamiento disponibles y que resultan más eficaces para poder seguir el tratamiento también desde casa.

-cultivar los puntos fuertes del niño que deben potenciarse, y que con seguridad le ayudarán a trabajar el área débil de aprendizaje.

Habilidades sociales y emocionales
Los problemas de aprendizaje pueden ser muy frustrantes para los niños al tener que afrontar ciertas habilidades que sus amigos están abordando con facilidad. Este tipo de niños pueden tener problemas para expresar sus sentimientos, llevándoles todo ello hacia una pendiente depresiva y a tener dificultades en el aula, con sus compañeros y con los desafíos académicos que se derivan, como problemas de baja autoestima, aislamiento y comportamiento.

Los padres pueden contrarrestarlo mediante la creación de un fuerte sistema de apoyo, así como ayudarles a aprender y a expresarse, a luchar contra la frustración y a estimular el valor del trabajo a través de retos. Al centrarse en el crecimiento del niño como persona y no sólo en los logros académicos, se podrán estimular los buenos hábitos emocionales que crearán las condiciones ideales para obtener éxito en la vida.

Todos los niños pueden ser encantadores y agotadores a la vez y puede parecer que un niño con una discapacidad de aprendizaje sea especialmente así. Es posible también que se experimente algo de frustración al tratar de trabajar con el niño si no se dispone de la información necesaria. Después de aprender cuál es la discapacidad específica en el aprendizaje y cómo está afectando al comportamiento del niño, será capaz de comenzar a abordar los desafíos en la escuela y en casa. Si es posible, es una buena idea que los padres contacten con otros que estén abordando retos similares, ya que pueden ser una gran fuente de conocimiento y apoyo emocional.

Diagnóstico y pruebas de las dificultades de aprendizaje

El diagnóstico de una discapacidad de aprendizaje no es fácil ya que no siempre se dispone de todos los aspectos que definen de una forma clara cuál es el problema. Es importante que un profesional cualificado sea quien lo dictamine y evalúe. Pueden ser:

Psicólogos clínicos,

-Psicólogos escolares y de desarrollo,

Psiquiatras infantiles,

-Neuropsicólogos,

-Psicometristas,

Terapeutas ocupacionales (que realizarán pruebas sensoriales culpables de los trastornos en el aprendizaje),

-Terapeutas del habla y del lenguaje.

Un especialista en trastornos del aprendizaje es quien facilitará la “integración” del niño, bien entendido que se trata de la información que el cerebro recibe y que incluye tres pasos: secuenciación, (orden correcto), abstracción (dar sentido a la información) y organización (capacidad de utilizar la información para formar pensamientos). Cada uno de estos tres pasos es importante teniendo en cuenta que se pueden presentar debilidades en una u otra área. Por ejemplo, en matemáticas será importante adquirir la capacidad para secuenciar o poner las cosas en orden, contar o hacer operaciones aritméticas, así como aprender el alfabeto o los meses del año. Del mismo modo, la abstracción y la organización son partes importantes de numerosas habilidades educativas. Si una determinada actividad cerebral no está funcionando correctamente, se creará una barrera en la instrucción.

Problemas de audición y procesamiento visual

Los ojos y los oídos son los medios fundamentales que facilitan información al cerebro, por tanto si estos órganos no están funcionando correctamente, el aprendizaje puede verse perjudicado.

Los profesionales suelen hacer referencia a las habilidades del procesamiento auditivo o la capacidad de oír bien para cumplir con éxito la facultad de leer, escribir y deletrear. Por supuesto, las perturbaciones sutiles en el sonido o captarlo a una velocidad inadecuada pueden ocasionar dificultades en pronunciar las palabras y entender los conceptos básicos de lectura y escritura.

Por otra parte, los problemas en la percepción visual implican diferencias en las formas, letras y números, así como saltarse palabras y líneas o tener problemas con la coordinación ojo-mano. La apreciación visual también puede afectar a las habilidades motoras finas y gruesas, así como a la comprensión de lectura y realizaciones matemáticas.

Problemas de lectoescritura

Los problemas de lectoescritura se evidencian más claramente alrededor de los seis años, que es la edad en que el niño suele iniciar el aprendizaje de lectura y escritura, pero pueden haber comenzado en la guardería, por lo que es importante asegurarse de que los niños sean evaluados en la etapa preescolar y trabajar el problema desde muy temprana edad asegurándose así mejores resultados.

Trastornos lectoescritura en el aula

La lectura y la escritura son aprendizajes esenciales en el inicio de la escolarización ya que influirá en el éxito escolar del niño e incidirá en sus habilidades comunicativas posteriores. Este tipo de dificultades pueden suponer un serio obstáculo para el adecuado desarrollo escolar del niño, ya que van a ser la base de las futuras enseñanzas que van a tener que incorporar y asimilar.

Sin la adecuada intervención, el niño puede tener importantes problemas de aprendizaje a largo plazo, causando fracaso escolar. Si un alumno tiene dificultades en lectoescritura, le costará también resolver problemas de matemáticas, aprender nuevos idiomas, entender textos, etc.

En ocasiones, van a generar problemas de autoestima en el niño con las consiguientes calificaciones académicas negativas y la incapacidad de conseguir los objetivos propuestos. Por el contrario, con el adecuado tratamiento, intervención y seguimiento por parte del profesional, será más viable que el alumno no presente la mayoría de resultados negativos a largo plazo, alcanzando un adecuado rendimiento académico.

Otros trastornos que dificultan el aprendizaje

Las dificultades en la escuela no siempre se derivan de una discapacidad de aprendizaje. La ansiedad, la depresión, los acontecimientos estresantes, los traumas emocionales y otros trastornos afectan la concentración necesaria para que tal actividad no resulte un desafío difícil de superar.

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad y el autismo coexisten, en ocasiones, o se confunden con los problemas de aprendizaje. Los niños con el trastorno por déficit de atención con hiperactividad presentan problemas para permanecer sentados y quietos, mantener la concentración, asimilar las instrucciones, así como para organizarse y completar las tareas propias de la escuela. El autismo y el síndrome de Asperger proviene de trastornos del desarrollo que redundan en complicaciones para dominar ciertas habilidades académicas y problemas para comunicarse, leer el lenguaje corporal, el aprendizaje de las aptitudes básicas, hacer amigos y mantener contacto visual.

Enviar un comentario

Para evitar abusos, por favor, resuelva la siguiente operación, gracias: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar

Leer más
Tricotilomanía
Tricotilomanía

Es un trastorno en que la persona afectada se arranca el pelo de la cabeza, de las cejas o de...

Cerrar